Este es un blog PERSONAL y todos los puntos de vista y comentarios aquí vertidos son responsabilidad única y exclusiva de la persona que los expresa.
Los artículos pueden contener lenguaje fuerte y opiniones controversiales no aptos para algunas personas.
Si en algún momento piensa que podría ofenderse con el material o le molesta el mismo, haga click en el icono con una X en la esquina superior derecha de su navegador.

Gracias y disfrute la lectura



martes, 4 de abril de 2017

Eli


Empecé como muchos otros, en una rondalla.

Mi primer guitarra fue un requinto que le compré al "Rorro", entonces prefecto de la prepa. Pasé mi tiempo libre entre los rondalleros y el grupo de música latinoamericana, en el que estaba Bri, la chica que me trajo trapeando el piso durante tres años y que jamás me hizo caso. Como pueden suponer, nomás aprendí a rascar las cuerdas tocando los infernales "círculos" y acompañar a mis cuates a llevar serenatas completamente olvidables.

Al salir de la cárcPREPARATORIA, conocí a un baterista, un músico que toca la batería, no de los que roban las de los autos. Con su grupo, comenzaron los intentos de tocar canciones más "complicadas" que nunca salieron completas, salvo cinco excepciones, ayudado por los guitarristas y el bajista. Una de esas piezas, mi favorita de toda la vida.

A finales del año 2000, falleció mi papá.

La guitarra que me regaló, la primera "de verdad", se convirtió en un adorno que no volví a tocar. Tenía las ganas pero ya no me sentía bien con ella.

Acompañando a un amigo, meses después, a comprar un estuche para su guitarra (una Yamaha electroacústica color negro a la que le puso el original apodo de "morena") a una de las dos tiendas de instrumentos en la ranchópolis, encontré a la compañera que estaría a mi lado en los momentos más felices y negros de mi existencia.

Era una de guitarra electroacústica marca Honher color avellana, tenía unas cuerdas de de nylon negro y de entorchado dorado que le daban un sonido apagadón, nada sorprendente. No fue amor a primera vista. Lo importante era el costo, excelente para una guitarra de esas características. Tardé una semana en decidirme y al final, la compré.

Cuando la tuve en la casa, lo primero que hice fue cambiar las cuerdas por unas de nylon blanco y entorchado plateado. Siempre me ha gustado mucho el sonido que le dan. En ese entonces, no tenía una bocina, amplificador o donde conectarla para probar las pastillas, tuve que hacerlo en casa de mi amigo el baterista.


Oh, por los tentáculos de Nuestro Gran Amo, Señor y Devastador CTHULHU! Qué sonido tan hermoso!

Mi amigo, de nombre Luis, quedó encantado y hasta me pidió que le permitiera usarla para realizar algunas grabaciones. Algo a lo que accedí en sólo tres ocasiones con resultados preciosos. Decidí llamarla Eli, por razones que necesitan otro espacio para ser contadas.


La llevaba conmigo cuando iba a la facultad, a jugar basquet y con los amigos, con ella empecé a coquetear con quien se convertiría en el amor de mi vida. Incluso le llevé serenata a su mamá en un diez de mayo, acompañado por tres de mis mejores amigos. Al año siguiente, el novio de su hermana hizo lo mismo con su grupo de rock, la señora, muy alegre, los despidió diciendo "Esta si es una serenata que vale la pena". No volví a llevar otra, a nadie, desde entonces.

Cuando Ella decidió irse, Eli me acompañó muchas noches, su sonido me provocaba un alivio superficial. Seguí tocando pero sólo para mi, en privado. Creo que nadie más escuchó de nuevo el sonido de Eli.

Un día decidí no volver  tocar.

Así, repentinamente. No estaba cansado o aburrido, simplemente, no quise volver a hacerlo. Eli se quedó guardada en su estuche y no volvió a ver la luz hasta el día en que le dije adiós. Aquél amigo al que acompañaba el día que la vi, fue el encargado de encontrar comprador. No supe quien se la llevó, sólo me aseguró que era alguien que apreciaría el sonido de aquella guitarra y la cuidaría como yo lo había hecho.

No he vuelto a tocar un instrumento musical desde entonces y no lo extraño.

Luego de aquello, una de las personas a quien más quiero me pidió que le grabara un video con una canción que le gusta. Por más que quise complacerla, no pude. Aún recordando cada nota, cada estrofa, la voz no salió y los dedos se quedaron congelados. Algo dentro de mi sigue roto y no me interesa repararlo.

Eso fue hace pocos años, hoy, mientras escribo, los recuerdos se amontonan y las anécdotas reviven en mi memoria como si apenas hubieran pasado unas semanas.

Observo a mi alrededor y veo los videojuegos, las consolas, las figuras de colección, los rompecabezas, las películas, las herramientas y los libros que sustituyeron a Eli. Cada uno de ellos tiene una historia, cada uno de ellos llegó en un momento particular a mi vida, pero ninguno que me acompañara tanto tiempo, ni en momentos tan difíciles, como aquella guitarra color avellana.









Eli, mi Eli



miércoles, 9 de abril de 2014

DOO WEE DOO


No había sido fan de la serie hasta hace poco más de un año, cuando alguien especial hizo que viera el capítulo de Don't blink. Neta, recordaba los capítulos clásicos con Tom Baker, pero fue hasta que los bajé y los volví a ver que quedé enganchado. Las siete temporadas recientes me las aventé en 37 días, previos al estreno del capítulo de 50 Aniversario. Una chinga, pero alguien tenía que hacerlo.

Este episodio fue uno de los mejores capítulos de series que me ha gustado EVER, gracias al brillante homenaje hecho a los anteriores actores que han interpretado al personaje. Hace apenas unas horas vi el episodio que la BBC realizó sobre los inicios de la serie y de ahí mis ganas por escribir esto. Desconocía la historia completa de quien interpretara al personaje original y si se me salieron unas lagrimitas.


La nueva temporada iniciará por ahí de julio y ya ahora estoy impaciente haciendo mi propia cuenta regresiva.

50 años y contando.




GERONIMOOOOOOOOOO



jueves, 27 de febrero de 2014

Hard day


Aquí estoy, pero me siento ausente. Neta que ya tenía rato sin sentirme de esta manera y no me hacía falta la sensación. 

La razón? La misma de siempre. Otra vez necesito tomar decisiones que cambiaran algunos aspectos de mi vida... Y me CAGAN los pinches cambios aunque sean para bien. Simplemente no los soporto. 

Establezco mi rutina y me apego a ella, me agrada y no quiero que cambie. Nada. 

Cambiar... 





Pinche hueva




martes, 26 de marzo de 2013

Succe... Meh


Por fin terminó mi cursito de actualización, cincuenta días de casi hueva y muy bien pagados, que es lo más importante. Si, lo más importante es la lana, aunque los hipócritas de mis compa-ñeritos lo nieguen

Algo que no voy a olvidar, porque me molestó durante todo el tiempo, es la apatía y conformismo que encontré en esa bola de zoquetes. El miedo y desprecio por algo tan sencillo, cotidiano y útil como las matemáticas básicas que vimos, quebrados y conversiones sencillas de unidades, hacen sencillo entender porqué la pinche ignorancia no cede en este mugroso país. Ninguno trató de verle el lado positivo, lo vieron como un castigo.

El lado positivo vino de las prácticas y los recorridos por las áreas de producción. En casi cinco años he ido aprendiendo por mi mismo pero, el haberlo hecho acompañado por alguien con años de experiencia y práctica respondiendo y aclarando tus dudas, pone todo en otra perspectiva. Eso fue lo que hizo que el curso valiera la pena!

Pinche instructor badass!

Un excelente dominio de toooodos los temas, años de práctica y aprendizaje autodidacta en campo, una excelente organización y sobre todo, un gusto y conocimiento de la parte matemática y física el trabajo, mejoró el desarrollo del curso desde el principio. En si el curso fue de actualización para esa categoría laboral en particular, pero gracias a lo anterior, tuvo un nivel tal que casi, casi podría ascender diez niveles sin problema. Eso tengo que reconocerlo.

Ayer en la tardecita, al clausurar el curso, el encargado de capacitación de la empresa nos dio un mensaje muy emotivo y motivador... AYDIOSMIOQUENOEXISTES! No recuerdo haber conocido a algún otro adulto tan cursi y lleno de clichés, algo completamente olvidable ¬ ¬ '


Tras la foto con el instructor y los compa-ñeros, sólo quedó despedirme y ya. A partir de hoy de nuevo a la rutina y a mi horario base. Nada de cambios trascendentales, descubrimientos asombrosos o resultados de otro mundo. Sólo regresar a la rutina diaria.

El resultado de la clase de corte, limado, barrenado y pulido


Y recordar eso que tanto me gustó del curso.





La Cinthya está bieeeeeeeeeen buena
<3



domingo, 3 de marzo de 2013

Hace tres días terminó febrero


Y lo único que recuerdo con una sonrisa es como pasamos de esto


a esto:





Internet, nunca cambies



XD



miércoles, 16 de enero de 2013

Los primeros días


En estos primeros días de 2013 decidí no hacerme (más) wey y me puse a leer los libros que me quedaron pendientes el año pasado. Ya terminé tres: En qué creen los que no creen? de Umberto Eco y Carlo María Martini, El visitante inesperado de John Scalzi y Un anillo alrededor del Sol de Clifford D. Simak.

La lista de títulos en espera es larga, dos de estos tres me los eché en formato digital y uno en papel. En el Kindle tengo cerca de 1500 libros de distintos géneros y mi biblioteca particular, digital y en papel, sigue creciendo. Algunos de los que tengo pendientes son los de la saga de Eric Flint: Ring of Fire, 1632, 1633, 1634, 1635 y 1636, otros títulos de John Scalzi y varios clásicos de Robert A. Heinlein que acabo de conseguir. Ah y un libro de Cortázar que me regalaron... EEEEEEEWWWWWWW

Otro de los que quedó sin terminar el año pasado fue Aspho Fields, basado en el videojuego Gears of war. Ni siquiera recordaba que lo tenía. Este año haré lo posible por alcanzar mi meta de 200 libros, tengo cerca de 75 títulos en espera y ando buscando más.

En el Kindle tengo 1300 que ni creo alcanzar a terminar





Y sigo sin entender las excusas de los pendejos
que dicen adorar la lectura pero que no tocan un libro



lunes, 7 de enero de 2013

Hoy empieza mi año


Como dije hace tiempo, mucho tiempo atrás, a cada rato ando celebrando año nuevo. En unas horas da inicio mi año laboral. Snif...

Regreso al trabajo, luego de 29 días de vacaciones. Bueno, deberían de haber sido 24 pero gracias a los beneficios sindicales, alcancé 26, pedí permiso dos días y aproveché mi cambio de descanso a domingo para retrasar mi regreso triunfal a la noble labor de limpiar el óxido de los equipos.

De estos días no puedo quejarme, mucho. Descansé, vi series, películas, fui al cine, leí, jugué videojuegos hasta la saciedad y hasta arreglé algunas cosas en la casa. No digo que regreso contento al trabajo pero si bien descansado y muy satisfecho. Nuevo puesto, horario definitivo y mejor paga.

Resumen de mis vacaciones en una foto

Creo que el año, que hoy inicia, lo dedicaré a mejorar un poco más mi centro de entretenimiento con miras a mis siguientes vacaciones, de las que YA tengo fecha confirmada desde hace una semana. XD




Sip... Me fue bien.
:D