Este es un blog PERSONAL y todos los puntos de vista y comentarios aquí vertidos son responsabilidad única y exclusiva de la persona que los expresa.
Los artículos pueden contener lenguaje fuerte y opiniones controversiales no aptos para algunas personas.
Si en algún momento piensa que podría ofenderse con el material o le molesta el mismo, haga click en el icono con una X en la esquina superior derecha de su navegador.

Gracias y disfrute la lectura



viernes, 8 de abril de 2011

De uno en uno montoneros



Cuando entré a la primaria ya sabía leer, no porque fuera muy listo e inteligente, cosa que no ha cambiado desde entonces, sino porque mi abuela paterna me enseñó las letras, los números y como se combinan desde que estaba en el kinder (yo, no mi abuela). He de admitir que en mi familia, a parte de mi, pocos son los que tienen el hábito de la lectura y la mayoría no pasan de pendejadas de autoayuda y maguferías en diversos temas.

Volviendo a mi persona y hablando desde mi siempre muy particular punto de vista, les cuento que el hábito de la lectura lo agarré hasta la avanzada edad de 19 años, que fue cuando entré a la preparatoria. Si, fueron cuatro años más tarde de lo que se considera normal pero eso es otro asunto que a ustedes no les importa.

Antes de esa época ya había devorado, no literalmente, algunos libros que me marcaron e influyeron en mi desviación formación mental.

Quise hacer una lista de esos libros inspirado en la que hacen cada año en Ego sum qui sum:

Mis primeros años:

1. Los libros de lectura de la SEP. En ese tiempo daban un libro con pedazos de historias a cada niño de primaria, de primer a sexto grado podíamos entretenernos con lecturas de distintos géneros. Hace poco al leer un gran libro de Ciencia Ficción me di cuenta que una parte de él venía en el libro de segundo o tercero, era el inicio de un cuento del gran Ray Bradbury que aparece en Crónicas marcianas.

2. Platero y yo. En quinto año nos pidieron ese libro para leerlo y analizarlo en clase de español, nunca me agradó e incluso llegué a odiarlo, ok aún lo odio. Ese puto burro blanco es uno de los personajes que aborrezco con toda el alma, sin embargo, me ayudó a comprender y responder algunos puntos de vista que empezaba a descubrir.

3. Los tomos XXIII y XXV de la Gran Enciclopedia nomeacuerdo, propiedad de mi abuelo materno, el primero dedicado a la Historia Universal y el segundo a la Historia del Antiguo Egipto. Siempre me ha llamado la atención la Historia pero hasta la prepa no sentí un interés más profundo en conocerla.

En la secundaria:

4. Cosmos de Carl Sagan, este libro lo leí gracias a uno de los maestros más influyentes en mi vida, el ICE Fidencio López, ya había visto la serie pero el libro me permitió disfrutar más concienzudamente el material.

5. Las fábulas de Esopo. Cada que me volaba una clase me iba a la biblioteca y leía una o dos fábulas, creo que era el único que utilizaba ese lugar para, pues, leer.

6. Moby Dick de Herman Melville. Lo he leído otras tres o cuatro veces desde entonces y sigo encontrando detalles, uno de mis favoritos ever.

7. El nombre de la rosa de Humberto Eco. Vi la película y quería imitar a William de Baskerville. Aún recuerdo como sufrí para entender la historia y el desarrollo de la misma, prácticamente leía dos o tres páginas y tenía que consultar los apéndices, el mapa y releer para ir comprendiendo, fue de las primeras lecturas que motivaron mi curiosidad por el pensamiento crítico además de que fue mi primer lectura de adultos. Aparte de Playboy y otras pícaras publicaciones (*^.^*)

8. La metamorfosis de Franz Kafka. La admito, la leí por seguirle el juego a una chava que me gustaba y no me agradó pero entendí el mensaje y me identifiqué un poco con Samsa, años después lo leí de nuevo y mi percepción de él cambio.

En prepa, el despegue:

9. El mundo y sus demonios de Carl Sagan. No hace falta decir mucho, lo leí DOS VECES seguidas, el complemento ideal después de Cosmos, las enseñanzas y conceptos infantiles que me enseñaron en la iglesia se tambaleaban y poco después renuncié a la religión y me interesé en la Ciencia.

10. Muero por dentro de Robert Silverberg. ¡Qué forma de descubrir la Ciencia Ficción! La verdadera, no la que pretende ser sólo naves espaciales y luces apantallapendejos. Twang. La cuerda que vibra. Twing. La cuerda que se rompe. Twong. La lira desafinada. Twang. Twing. Twong

11. Mundo Anillo de Larry Niven. Apenas empezaba a comprender los principios de la Física y BAM! Me encuentro de frente con un planeta (¿?) construido alrededor de una estrella. Una de las imágenes mentales que me marcó de por vida.

12. Fundación de Isaac Asimov. Y me refiero a la serie completa, 16 libros que mi adorada Carmen me prestó.

13. Estas ruinas que ves de Jorge Ibargüengoitia. La primera novela que leí del Maestro me la prestó una extranjera, Aya. El resto del material que leí en ese entonces provino de la biblioteca particular de otro maestro, ese al que le debo el trauma de no haber aprendido latín como se debe.

14. Starship Troopers de Robert A. Heinlein. Más Ciencia Ficción, para ese entonces ya había conocido la obra de Arthur C. Clarke, más allá de la horrible 2001: Odisea de espacio, quería más y más. Este libro fue el que me capturó y me convertí en fan perpetuo de la Ciencia Ficción

15. Los cuatro evangelios del Nuevo Testamento. Los conocí y leí de niño gracias a mi fiel y doblegada familia, ahora los descubría con un punto de vista crítico que me ayudó a entender muchas conductas y comportamientos del mundo que me rodeaba, descubrí como lo predicado no se ajustaba y hasta contradecía a las enseñanzas del tal cristo jesús ramírez.

16. La divina comedia de Dante Alighieri. Un poeta que atraviesa el Infierno, el Cielo y el Purgatorio en busca de la vieja que ama. AAAAAAAAAAAWWWWWW! Una de las grandes obras de la literatura mundial y que tuve la fortuna de leer en poema y en prosa. Dijo mi amigo el Loquillo: Un viajezotote. (Y así lo escribió ¬¬)

17. 1984 de George Orwell. La primera vez que conocí a conciencia un mundo oscuro, gris y sin esperanza cuando lo terminé pensé que había envejecido mil años, es una lástima que la novela no haya envejecido bien, en esta época me resulta casi, casi anacrónica.

18. La identidad Bourne de Robert Ludlum. Novela policíaca y de suspenso que supera con creces las aventuras del 007, Jason Bourne acabaría con él con una pluma y una hoja de papel. Una historia de acción sin necesidad de tanto despliegue tecnológico.

19. La Iliada de Homero. No digo nada pues ya cualquiera que se considere a si mismo lector la debe de conocer.

20. Viaje al centro de la Tierra de Julio Verne. Otra obra que debería de considerarse como cultura general. Punto.

Estos son los primeros veinte libros y el orden es en el que los fui recordando. aún faltan varios pero serán material para un post futuro. Por mientras recomiendo la lectura de cualquiera de estos títulos.





Van caladitos y no tienen pierde



No hay comentarios: