Este es un blog PERSONAL y todos los puntos de vista y comentarios aquí vertidos son responsabilidad única y exclusiva de la persona que los expresa.
Los artículos pueden contener lenguaje fuerte y opiniones controversiales no aptos para algunas personas.
Si en algún momento piensa que podría ofenderse con el material o le molesta el mismo, haga click en el icono con una X en la esquina superior derecha de su navegador.

Gracias y disfrute la lectura



miércoles, 22 de junio de 2011

Unas palabras sobre tolerancia


En cada una de las redes sociales en las que tengo una cuenta o en los blogs que sigo, me he encontrado con personas que tienen un curioso comportamiento hacia quienes les parecen distintos. E igual ocurre entre mis amigos, familiares y conocidos y, a su vez, entre los suyos.

He visto y leído comentarios tales como Deberíamos eliminar a todos los homosexuales/lesbianas/trasvetis por que es contranatura, son un peligro para la familia/sociedad. Los darketos/emos/góticos deberían de recibir ayuda psicológica porque no es bueno que se comporten de esa forma o porque son mala influencia. Existen casos de personas a quienes se ha negado un trabajo, despedido o expulsado de una institución educativa por la sencilla razón de que el estar tatuado se ve mal.

Y la lista de ejemplos puede crecer indefinidamente, he escuchado cosas parecidas de los hippies, los cholos, los punks, de los motociclistas, de los adictos, de los pobres, de los vagos, de los huevones, de los socialistas, de los metaleros, de los videojugadores, de quienes profesan distintas religiones y creencias, de las gentes de otras razas, de los ateos y un larguísimo etcétera.

En lo personal, no puedo negar que hay características que me desagradan mucho en las personas, costumbres que me parecen repugnantes, estúpidas, hipócritas y más, hay gente que no me agrada ni me agradará. Y si, también las hay que no soporto por puro prejuicio.

PERO… Por mucho que odie lo que hacen, por mucho que me desagrade su forma de actuar, por mucho que me repugnen sus hábitos, reconozco que están en su derecho de hacer con su vida lo que mejor les plazca. Si algo en ellos no me parece, simplemente me aparto, discriminar o perjudicar NO ES OPCIÓN, así como tampoco lo es tomar una decisión absolutista en el sentido de que sus vidas valen nada y merezcan morir.

Yo creo que si alguien es feliz con su vida, importa un carajo que se trate de un apestoso hippie, un sucio vago, una persona horrible que viste de negro, un ateo quejumbroso o cualquier cosa que sea mal vista por los ofendidos ojos de la gente que se autodenomina normal.





Citando al sabio Eliot Pez:
Si por mí fuera, mataría a todos los que me vieran feo.



No hay comentarios: